Goodbye

Te decimos ¡Adiós! ????

By November 22, 2017 2 Comments

Tengo malas noticias que darte… he decidido cerrar Qbachat ????

Algunas acciones que acontecerán antes del 31 de diciembre de 2017:

  • No se admitirán más registros a nuestra lista de espera
  • Se dejará de dar soporte, tanto vía web como por correo electrónico
  • Desaparecerá el Centro de Ayuda y con éste los artículos que responden a las preguntas frecuentes
  • Se informará del cierre en nuestra página de Facebook y también en Twitter
  • Mantendremos la web como referencia del proyecto mientras se decide si se da de baja el dominio o no

Si tienes tiempo y quieres saber más, te invito a que sigas leyendo.

Una breve historia del camino que hemos recorrido y por qué he tomado esta decisión.

Nuestro equipo se unió a principios del año pasado (2016) para tratar de resolver el gran problema que tenemos los cubanos que estamos fuera a la hora de comunicarnos con nuestros amigos y familiares en Cuba. Y es que las llamadas son carísimas y como en Cuba casi no hay Internet, o sí que hay pero pocos tienen acceso, comunicarnos con los nuestros de la forma en que lo hace el mundo entero (por WhatsApp, Facebook Messenger o Skype); tampoco es posible.

Nos pusimos manos a la obra y diseñamos un sistema que, apoyándose en el servicio de correo Nauta, permitiera a los que estamos fuera comunicarnos con nuestros familiares y amigos en Cuba de una forma mucho más económica sin que ellos allá necesitaran de una conexión directa a Internet. Si estabas en Cuba nuestra app usaría la red Nauta para enviar los mensajes y si estabas fuera haría uso de la red de datos móviles (o WiFi) normalmente como estás acostumbrado a hacerlo. De esta manera tu solo tendrías que preocuparte de escribir los mensajes y de enviar las fotos a tus amigos, y ya del problema de Internet y de las comunicaciones se encargaría nuestra aplicación de forma totalmente transparente para ti. ¿A que suena bien?

Pues una vez desarrollada la idea y hecho las pruebas técnicas necesarias para garantizar que lo que pretendíamos era posible, le pusimos nombre al proyecto y de ahí nació Qbachat, bajo el eslogan “Chat con Cuba sin conexión a Internet”.

Los siguientes pasos fueron dar forma a la marca, montar una web y comenzar a documentar todo el proyecto para ponernos en marcha con el desarrollo de la app y la puesta a punto de los servidores donde alojaríamos la maquinaría virtual que haría posible el envío de los mensajes. Creamos una página en Facebook y lanzamos un par de tweets anunciando a los cubanos que teníamos una solución al problema de la comunicación con Cuba y que abríamos nuestra lista de espera para todo aquel que estuviera interesado en probar la app en primicia en cuanto saliera.

El boca a boca también hizo su parte y en pocos días teníamos más de 200 registros, recuerdo que estábamos súper contentos porque la aceptación del proyecto había sido muy buena y la gente nos animaba a seguir adelante, ésto nos daba a entender que realmente ahí fuera había muchas personas con el mismo problema y que estábamos en el camino correcto.

Bueno… desde aquellos días ha llovido mucho. El equipo ya no es el mismo, desde hace varios meses el “Team Qbachat” está compuesto por una sola persona; yo solo antes el peligro, como al principio. Nos habíamos planteado no dejar nuestros trabajos hasta que echáramos a andar la app y encontráramos un modelo económico que fuese justo para nuestros usuarios y que a nosotros nos cubriera los costes de los servidores, el mantenimiento de la app y también nuestros gastos personales. Luego el deber llamó y uno de nosotros se tuvo que ir a México por trabajo un tiempo, otro fichó por una nueva empresa y a mi me ascendieron en MYMOID y pasé a hacerme cargo de todos los productos de la empresa por lo que estaba mucho más ocupado. Todo esto llevó a que cada vez teníamos menos tiempo, energía y recursos para dedicarle a Qbachat y avanzar con el desarrollo de la aplicación.

Esto es lo que pasa cuando montas un proyecto con fondos propios y no hay detrás ninguna empresa o inversor privado que te de liquidez para seguir adelante. Que al final, aunque quieras, no puedes dedicarle el 100% de ti porque tienes otras cosas de las que ocuparte y solo cuentas con dormir y disfrutar menos para ese tiempo invertirlo en tu proyecto personal.

Para mi todo este tiempo ha sido increíble, es cierto que he dejado de hacer muchas cosas para estar sentado delante de mi ordenador respondiendo emails, consultas a soporte, chat en la web, comentarios en Facebook y sobre todo programando yo mismo la app para iPhone; pero nadie me puede quitar todo lo que he aprendido, los errores que he cometido y en los cuales no volveré a caer, ese curso de “Node JS“ para crear la arquitectura del lado del servidor, montar un sistema de soporte para responder a los usuarios, configurar la herramienta de email marketing para hacerte llegar las diferentes comunicaciones, redactar los Términos del Servicio y la Política de Privacidad para cumplir con las regulaciones existentes, escribir todos los artículos del Centro de Ayuda para intentar responder las dudas que te pudieran surgir como usuario, todos los libros de producto que he leído, lidiar con los de Stripe porque me congelaron la cuenta de Qbachat ya que por política del gobierno de EEUU no pueden dar servicio a empresas que trabajan con Cuba, hablar con la gente de ETECSA para intentar llegar a un acuerdo con ellos y ofrecer un servicio en conjunto, enterarme de la mano de los proveedores de SMS que el Ministerio de Comunicaciones de Cuba es el que decide si puedes enviar SMSs a Cuba o no; y así podría estar horas hablándote de todo lo bueno que me ha dado este proyecto. Y hasta estuve con la gente de Google en una charla aquí en Madrid sobre la plataforma Firebase que es el corazón de Qbachat… mira, la súper foto que tengo con Frank Van Puffelen ????

Creo que tengo motivos suficientes para estar orgulloso de haber dedicado estos dos últimos años de mi vida a intentar sacar adelante una idea en la que creo fielmente y de no avergonzarme por no haber sido capaz de conseguirlo. Hoy, aunque te esté diciendo adiós, me siento bien haciéndolo.

Eso no significa que me vaya a retirar del mundo del emprendimiento y que no siga intentando crear cosas nuevas, me gusta pensar que ahora vendrán otros retos y otras aventuras. Quiero centrar mis esfuerzos en seguir creciendo profesionalmente, en compartir más con mis amigos y en dedicar más tiempo a mi familia.

Te doy una vez más las gracias por acompañarme hasta aquí y darme tu apoyo incondicional desde el principio. Gracias a ti, en este proyecto, siempre que se me cerraba una puerta sabía que se abriría una ventana.

Quizá algún día nos volvamos a encontrar.

Un abrazo,

Ernesto Pino
Fundador de Qbachat

Ernesto Pino

Author Ernesto Pino

More posts by Ernesto Pino

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply